Montes Claros es una ciudad del estado brasileño de Minas Gerais, se encuentra a 422 kms. al norte de Brasilia y tiene una extensión de 582.034 km ² donde casi la mayoría son zonas rurales. En los núcleos urbanos existen áreas bastante diferenciadas de los centros económicos, financieros y de servicios de la ciudad: las favelas. Por lo general se ubican en la periferia de las ciudades y se componen de viviendas construidas de forma irregular, en terrenos sin una planificación urbana oficial, la propia organización y autoconstrucción de las casas va dando forma a las calles.

Una infancia en una favela no es fácil, las niñas y niños están expuestos a numerosos factores de riesgo y vulnerabilidad social. En este contexto convergen diversas problemáticas que derivan en dinámicas de exclusión, pobreza y violencia. Los altos índices de marginación social se deben principalmente a la precariedad e irregularidad de la vivienda e infraestructuras, hacinamiento, dificultades en el acceso a servicios públicos, agua potable, educación, capacitación y cualificación laboral, carencias en la atención primaria y una profunda desigualdad con escasa promoción de la renta y movilidad social. 

Generalmente los padres y madres trabajan como albañiles, trabajo informal, empleadas domésticas o en su propia casa para tener algo de renta. Muchas de estas familias son monomarentales.

Este conjunto de factores además pone en riesgo a cientos de niñas, niños o jóvenes que al no tener alternativas de ocio saludable ni espacios escolares seguros son captados por organizaciones criminales para realizar actividades relacionadas con el narcotráfico y el negocio de las armas.

El proyecto:

Aquarela, uma casa fora da casa (Acuarela, una casa fuera de casa):

El proyecto pertenece a la Asociación RESOL, registrada en los Consejos Municipales de protección al niño y adolescente y en el Consejo de Asistencia Social de la Alcaldía y en la Secretaría Municipal de Educación. El centro es gestionado por las Hermanas Dominicas de la Anunciata.

Otorga un espacio de aprendizaje seguro y ocio saludable para la infancia y juventud no escolarizada, el objetivo principal es evitar que estén expuestos en las calles a situaciones que ningún niño o niña debería vivir. En Acuarela encuentran un espacio para realizar distintas actividades como lectura, informática, búsquedas en internet para hacer los trabajos que les piden en la Escuela, juegos dirigidos, capoeira, danza, música y deportes. Además el centro cuenta con un programa de refuerzo alimentario que ofrece desayuno y/o merienda diariamente a todos los estudiantes.

El centro también trabaja con las familias en reuniones orientativas donde se abordan las problemáticas y desafíos que enfrentan, además de ser un espacio de escucha y acompañamiento.