Contexto local

Ruanda es un país de 26.338 km², uno de los estados más pequeños de África con un clima templado y húmedo. El relieve es particularmente montañoso ya que todo el país se encuentra a más de 1.000 metros sobre el nivel del mar y la mitad de su área total se extiende entre 1.500 y 2.000 msn. La mayoría de la población vive en regiones de altitud media; este es “el país de las mil colinas». Ruanda limita al oeste con la República Democrática del Congo, al norte con Uganda, al este con Tanzania y al sur con Burundi.       

 Al ser un país con pocos recursos naturales, Ruanda basó su desarrollo en una economía agrícola. La tierra es fértil y la agricultura, que aún prospera, depende en gran medida de las fluctuaciones de los precios internacionales. 

Ruanda es un país que ha tenido que sobreponerse a uno de los episodios más dramáticos de la historia reciente, el genocidio de 1994. La noche del 6 de abril, el presente y el futuro de los ruandeses cambiaría para siempre.  El FPR (Frente Patriótico Ruandés) dio un golpe de estado, imponiendo la violencia como método de asentarse en el poder, miles de personas de las etnias tutsi y hutu fueron asesinadas en los pueblos y aldeas. Quienes lograron huir hacia Zaire, hoy República Democrática del Congo, enfrentaron las consecuencias de la guerra: hambre, brotes de enfermedades como disentería, cólera y meningitis debido a las condiciones infrahumanas de los campos de refugiados.  Se calcula que estos 100 días de terror, diezmaron la población entre un 20% y un 40%. (1).

 A pesar del progreso que ha tenido el país en los últimos veinte años en materias económicas para la recuperación de la aguda crisis humanitaria vivida en el año 1994, al día de hoy hay muchas personas que carecen de condiciones mínimas para cubrir sus necesidades básicas. 

El proyecto:

La Escuela Primaria Saint François Coll ha tenido que adaptarse a los cambios y nuevos desafíos para la metodología educativa durante la pandemia. Las nuevas exigencias gubernamentales indican que cada estudiante debe tener su propio material para reducir las posibilidades de contagio por la manipulación de material grupal. Ante esto, las Hermanas han convertido un posible problema de presupuesto en una oportunidad que beneficiará a muchos estudiantes, para desarrollar este proyecto se han adquirido los siguientes materiales:

  • Guías de trabajo para docentes, mapas, globos terráqueos, instrumentos de geometría, material de dibujo, pinturas, cajas organizadoras, perforador y tornillo de banco, mesa de prácticas, un armario pequeño, martillos, cola para madera, barniz, escuadras, metros, pinzas, balanzas portátiles, balanzas fijas, limas, rompecabezas, globos, etc.

La adquisición de estos materiales para el centro educativo supone una importante renovación y actualización del material existente, además de un complemento para reforzar las áreas de ciencia y tecnología. Uno de los objetivos de este proyecto es entregar mejores competencias a estudiantes que provienen en su mayoría del entorno rural, y que de otra forma no tienen acceso a una educación con métodos y material de apoyo moderno.

  1. Fuente: https://elpais.com/elpais/2019/04/02/album/1554217272_428255.html#foto_gal_1
  2. Fuente: http://hdr.undp.org/sites/default/files/hdr_2019_overview_-_spanish.pdf
  3. Fuente: https://datos.bancomundial.org/pais/rwanda