Contexto local:

Camerún es un país ubicado en Africa Central, también llamado el país de siete colinas. Yaoundé es la capital económica de Camerún y tiene una población de unos 2.766.000 habitantes.

Los habitantes de Nylon, constituyen una población heterogénea que proviene de distintos lugares del país y también del extranjero, muchas personas provienen de zonas rurales o de regiones empobrecidas debido a la falta de desarrollo productivo, oportunidades laborales o afectadas por la violencia, un porcentaje importante de estas personas deben asumir una migración forzada y en condiciones precarias.

En la gran ciudad se enfrentan a la precariedad de la vivienda, el hacinamiento y a los precios elevados de los alquileres. Otro factor que determina las condiciones de vida es la baja escolaridad de los padres, sin una preparación adecuada no queda más alternativa que acceder a trabajos precarios, informales y con bajos salarios, muchos deben dedicarse a la venta ambulante o a trabajos con ingresos esporádicos e irregulares prestando algún servicio de costura, reparaciones o construcción.

Estas familias, ya sean originarias del lugar o migrantes, deben enfrentar el mismo desafío: la educación de sus hijos e hijas.

En Camerún la tasa de alfabetización en personas mayores de 15 años alcanza el 71,3%, y a pesar de los esfuerzos por avanzar en materia de educación, todavía hay muchos niños y niñas que no asisten a la escuela o entran en el sistema escolar con un desfase importante, esto genera que reciban menos años de escolarización. Según los datos del IDH 2018 (Indice de Desarrollo Humano) del Programa de Naciones Unidad para el Desarrollo, se proyectaba que un niño/a en edad para ingresar a la escuela  en el año 2017 recibiera 12,2 años de escolaridad, pero en la práctica los estudiantes reciben una media de 6,3 años. (1)

La educación primaria en Camerún es gratuita, sin embargo presenta problemas de cobertura, cupos, infraestructuras e incentivos salariales para los profesores/as, es un sistema frágil que actualmente no logra responder a todas las necesidades educativas de la población. No todos los padres y madres pueden acceder a ella y enviar a sus hijos/as a la escuela por la falta de medios para cubrir las necesidades básicas y complementarias a las clases que reciben en los centros educativos, estas familias no pueden permitirse la compra de material escolar o libros.

Para que un niño o niña logre una educación completa y desarrolle su ciclo escolar con éxito deben darse condiciones de estabilidad familiar, económica y emocional en sus entornos, cuando un familia enfrenta condiciones de pobreza o extrema pobreza repercute directamente en los estudiantes. Los niños y niñas ven afectado su desarrollo por el desfase en el ingreso al sistema escolar y la inequidad entre hermanos de la misma familia, muchas de ellas deben elegir qué hijo o hija asiste a la escuela; en la mayoría de los casos las más perjudicadas son las niñas, ya que por razones culturales y las mismas carencias en educación presentes en el entorno, existe una tendencia a dejarlas en casa para asumir tareas domésticas y de cuidados.

Otros factores que afectan el proceso educativo son el escaso o nulo acceso al tratamientos adecuados para trastornos del aprendizaje y a educación especializada, analfabetismo de los padres, desnutrición, deserción escolar provocada por el trabajo infantil o embarazo adolescente.

El Proyecto:

Captura de pantalla 2020-05-26 a las 10.41.37

Captura de pantalla 2020-05-26 a las 10.41.48

Ante esta realidad, las Hermanas Dominicas de la Anunciata responden con un programa de becas escolares para que ningún niño o niña se quede en fuera del sistema escolar por falta de medios, este programa contempla la asistencia a los centros educativos pertenecientes a la Congregación y también apoya a los estudiantes que asisten a otras instituciones.

Beneficiarios:

14 estudiantes de primaria, secundaria y educación superior.

Objetivos:

  • Garantizar la asistencia a los centros escolares.
  • Acompañar a los estudiantes en el proceso educativo.
  • Acompañar a las familias con orientación y apoyo para que los padres sean parte de la educación de sus hijos e hijas.
  • Romper el ciclo empobrecedor de la deserción escolar.
  • Promover la educación como herramienta de desarrollo.

 

 

  1. http://www.exteriores.gob.es/Documents/FichasPais/CAMERUN_FICHA%20PAIS.pdf